El Poder de la Amabilidad Hacia Uno Mismo en el Mundo del Diseño

Uli Valdez
3 min readAug 30, 2023
Photo by Ekaterina Shakharova on Unsplash

Aunque llevo, relativamente, pocos años trabajando en la industria del diseño, he tenido la oportunidad de vivir diversas experiencias con diferentes empresas en distintos roles. Cuando comenzaba mi carrera como Diseñador UX, estaba obsesionado con hacer cosas increíbles lo suficientemente rápido como para que todos pudieran notarme y crecer. Sabía muy poco sobre cómo manejar el estrés, y eso me llevó a terminar en una clínica debido a problemas en mis ojos provocados por los altos niveles de estrés con los que lidiaba. Es irónico pensar que en nuestro trabajo diario, una de las habilidades más utilizadas no la aplicamos en nosotros mismos: la empatía.

Desde que empecé a enseñar diseño, he visto a jóvenes profesionales caer en la misma idea errónea de que nuestra responsabilidad va más allá de nuestra propia salud. Por eso, quiero definir las diversas etapas en las que la amabilidad hacia uno mismo es importante para los diseñadores.

Al profundizar en el aprendizaje del diseño, es común encontrarse con temas difíciles de asimilar. Conceptos como la mentalidad estratégica, el pensamiento complejo o la teoría de sistemas representan un paso necesario hacia el pensamiento profundo que se requiere en el diseño. Por eso, al aprender estos aspectos y el diseño en general, es recomendable ser amables y pacientes con nosotros mismos. Tener un grupo de aprendizaje o un compañero de estudio puede ser una buena idea, o incluso buscar diferentes formas de asimilar la información puede ayudar.

Crecer como diseñador es un proceso que implica desarrollar muchas habilidades, siendo las habilidades humanas las más difíciles de desarrollar debido a la falta de control que tenemos sobre el entorno en el que trabajamos. Cometer errores y resolver problemas del mundo real puede causar mucha frustración cuando las cosas no salen según lo planeado. La resiliencia es una palabra extremadamente popular en la actualidad, incluso hay toda una corriente filosófica en torno a ella llamada estoicismo, pero para comprenderla y aplicarla, el primer paso es el autoperdón. Desarrollar habilidades técnicas y humanas es un proceso constante de prueba y error, pero la capacidad de perdonarnos por cometer errores y centrarnos en resolver problemas es lo que nos hace avanzar en nuestro camino de crecimiento.

Gestionar el diseño requiere madurez mental para planificar estratégicamente, ayudar, debatir y comunicarse correctamente no solo con compañeros de equipo, sino también con clientes y otros equipos. Al igual que en la fase de crecimiento, el desarrollo de estas habilidades humanas es importante, pero aún más difícil debido a la responsabilidad que conllevan las actividades políticas y de gestión del rol. Aquí es donde la amabilidad se presenta bajo la forma de tolerancia hacia uno mismo. Cuidarnos a nosotros mismos implica comprender cómo encajamos en el entorno en el que trabajamos. Aunque hay personas que se adaptan rápidamente a nuevos espacios de trabajo, la flexibilidad es una cualidad que se aprende con la experiencia a la que nos sometemos en nuestros empleos.

Photo by Markus Spiske on Unsplash

Como diseñadores, debemos priorizar nuestra propia salud mental y practicar la empatía hacia nosotros mismos, lo que incluye ser amables, pacientes, comprensivos y tolerantes con nosotros mismos en diferentes etapas de nuestro desarrollo. Al abrazar la amabilidad hacia nosotros mismos, no solo podemos empoderarnos como individuos, sino también mejorar la calidad de las experiencias y artefactos que entregamos al mundo.

--

--

Uli Valdez

Diseñador estratégico. Mentor en Diseño. Trabajo en EPAM Systems como Experience Designer y me encantan las nuggets.